Mente joven, espíritu tranquilo y creatividad: los regalos de saber tejer

febrero 14, 2018

Mente joven, espíritu tranquilo y creatividad: los regalos de saber tejer

Es muy común que cuando alguien escucha que una persona teje, inmediatamente a la cabeza viene la imagen de una abuelita y dos agujas o un gancho tejiendo chambritas para sus nietos, carpetitas para sus sillones o bufandas para los regalos de Navidad. Y aunque esto está cambiando y muchas jóvenes hoy en día están aprendiendo (gracias a la técnica del amigurumi/muñequitos tejidos y a YouTube) esta actividad ya no es algo tan común como antes. 

Los beneficios de tejer

¿Pero por qué aquellas pocas mujeres que sí saben tejer son casi siempre adictas a ello? Aunque ellas mismas no lo tengan claro, lo sienten: por todos los beneficios que trae tejer. Porque no sólo es un hobby, una manera de echar a volar la creatividad. Tejer causa adicción por todas aquellas reacciones que esta actividad genera en el cerebro y, a diferencia de muchas otras, esta adicción es totalmente benéfica para quien la tiene (lo peor que puede pasar es que todo, absolutamente todo en casa de la adicta sea algo tejido :) ):

  • Meditación y mindfulness. Tejer implica hacer movimientos repetitivos, rítmicos. Estos movimientos repetitivos producen una respuesta de relajación en el cuerpo, de forma muy similar a la respuesta que genera el yoga. De ahí que se diga que tejer es el “nuevo yoga”.
  • Ayuda a disminuir el estrés porque al relajarte eliminas el cortisol y la adrenalina que pudieras tener en el cuerpo, lo cual es altamente beneficioso. Es una “actividad zen”
  • Mejora el ánimo y da alegría porque en consecuencia a lo anterior se aumentan los neurotransmisores de la felicidad, como la serotonina.
  • Al tejer se desarrolla e incrementa la capacidad de concentración por lo que aunado a lo anterior es una especie de sesión de gimnasia cerebral.
  • Dado que al tejer nuestras manos están en constante movimiento y debemos estar pendientes de los resultados, también constituye una terapia ocupacional que además mejora la autoestima al crear algo con nuestras propias manos.
  • Por lo anterior, tejer es un proceso neurológico complejo que involucra creatividad, trabajo manual y concentración mental. Este uso simultáneo del área motora, sensorial, visual y creativa hace que establezcamos nuevas conexiones neurológicas e incrementa la plasticidad cerebral, previniendo o deteniendo enfermedades como Alzheimer o demencia.
  • Por último, tejer nos ayuda a pertenecer a una tribu, a un grupo con intereses comunes por lo que generamos vínculos sociales que ayudan a evitar la depresión y nos da un sentido de propósito. Muchas terapias psicológicas utilizan el tejido para ayudar a salir adelante a personas que pasan por situaciones difíciles.

Si tejes, saber esto te motivará a seguirlo haciendo y a entender por qué te gusta tanto. Y si no, puedes considerar aprender para mejorar no sólo tu salud física, sino cerebral, mental y espiritual.

 

 

Así que, ojalá puedas unirte a las huestes de tejedoras... porque como dice el hashtag #tejeresdeguapas ... y de inteligentes, y de centradas :P

 Con cariño, Sofía.





Dejar un comentario


Ver artículo completo

Enseñar a tejer es dejar un legado
Enseñar a tejer es dejar un legado

mayo 09, 2018

Enseñar a tejer es un legado, y no es de extrañar que suela dejarse por madres y abuelas. A una gran mayoría nos enseñó alguna de estas dos figuras de nuestra vida. Quien enseña a tejer no sólo regala el don de desarrollar la creatividad sino que promueve abrigo, autosustento, salud y pertenencia.

Ver artículo completo →

¡5 Adornos lindos que aún puedes tejer para Navidad!
¡5 Adornos lindos que aún puedes tejer para Navidad!

noviembre 23, 2017 1 Comentario

Ver artículo completo →

Un regalo de regalo
Un regalo de regalo

octubre 13, 2017

Nada como regalar en Navidad a la gente que aprecias algo útil, decorativo y que haga que te recuerden :). Aquí te cuento cómo hacer uno de esos regalos fácil y rápido, con la magia del estambre Scrubby de Red Heart.

Ver artículo completo →

¿visitante por primera vez?